La caña de azúcar en lugar del gas

- La principal empresa del noroeste desarrolla un proyecto pionero para aprovechar los desechos que quedan luego de la zafra y reducir su dependencia energética. Modernización y diversificación.
ver más imágenes
Bienvenidos a la tierra del yaguareté", dice la pintada en una de las paredes que dan a la ruta 34. que atraviesa la ciudad de Libertador General San Martín, a poco más de cien kilómetros de San Salvador, la capital de Jujuy.
Nada contra el yaguareté, y menos ahora que luce su estampa en los billetes de 500 pesos. Pero, más bien estamos en la tierra de la caña de azúcar. No tanto por la belleza de la planta sino por su formidable utilidad: con esa vara que puede llegar a los cuatro metros de altura se hacen azúcar, celulosa, papel, alcohol y bioetanol. Y ahora también se usan los desechos que quedan en el campo después de la cosecha —el rastrojo o la malhoja— como combustible, para reemplazar al gas que mueve todo ese complejo proceso industrial.
El Proyecto Biomasa es el último invento de Ledesma para reemplazar una fuente de energía cada vez más escasa y cara. Comenzaron hace cuatro años; básicamente, consiste en enfardar esos desechos y luego acumularlos en pilas con una máquina que en su parte trasera tiene una prolongación como el aguijón de un escorpión. Lograron así sustituir el 20 por ciento del gas que consumían durante la zafra.
En total, sumados el uso de otras partes de la venerable caña y de maderas como eucaliptus. el 49 por ciento de la energía que utiliza proviene de fuentes renovables. El objetivo es gas cero.
Por la ruta 34 se llega al Ingenio Ledesma, que es el corazón del grupo, propiedad de la familia Blaquier. La compañía lidera la producción de azúcar, pero no es lo único que tiene: produce desde frutas, carne, cereales y oleaginosas hasta cuadernos escolares, jugos concentrados y derivados del maíz para la industria alimenticia (jarabe de fructosa, glucosa, almidones).
Algunos de esos productos salen de sus plantas en Villa Mercedes.
San Luis, o de sus campos en Buenos Aires y Entre Ríos, pero el core business de la compañía está en Jujuy.
donde emplea a la gran mayoría de sus casi 8 mil trabajadores.
El centro, donde empezó todo, es el ingenio; incluso, alrededor de este Lego inmenso se fue construyendo primero Pueblo Ledesma y luego.
Libertador San Martín.
No se hizo en un día: la empresa nació en 1908. cuando la actividad azucarera ya tenía su historia en la región, en buena parte impulsada por los jesuítas. La orden religiosa a la que pertenece el Papa Francisco no solo promovió la elaboración de azúcar sino también la producción de café, banana, durazno y mango.
¿Por qué no se produce ahora todo eso en Jujuy? Porque llueve bastante pero solo durante el verano; faltan diques para almacenar el agua y canales para distribuirla a lo largo del año; solo que en las últimas décadas a los gobiernos provinciales no se les ha ocurrido invertir el dinero público en este tipo de obras.
Hablando del Papa Francisco, así se llama el reciente barrio de mil viviendas construido por Ledesma para sus empleados. Y ahora está construyendo otras cien casas.
ZAFRA. Son 42 mil las hectáreas de Ledesma reservadas para el cultivo de la caña de azúcar. El 90 por ciento está bajo riego. La zafra es un espectáculo aparte. El machete dejó pasó a la cosechadora: la cosecha está totalmente mecanizada; dura seis meses, desde mediados de mayo hasta mediados de noviembre, y se realiza noche y día a través de modernas cosechadoras verdes y coloradas que arrancan y trozan la caña, y depositan los pedazos en carros arrastrados por tractores. Los carros vuelcan el contenido en camiones, que abastecen al ingenio recorriendo los 600 kilómetros de caminos internos del complejo.
Ledesma procesó este año 4.100.000 toneladas de caña: 3.340.000 propias: el resto fue molido por la empresa por un acuerdo con otros ingenios y cañeros independientes.
La producción de azúcar fue de 361 mil toneladas, el 18 por ciento del mercado interno.
En total, Ledesma tiene 160 mil hectáreas en la zona, pero por un acuerdo con organizaciones ecologistas se comprometió a destinar cien mil hectáreas para preservar la majestuosa selva subtropical de montaña, conocida como Yungas, que es la residencia de una enorme variedad de árboles, helechos, aves y animales en riesgo como el yaguareté, el tapir, el pécari, el oso hormiguero y el zorro del monte.
Antes, a mediados de los setenta, había donado otras 76.300 hectáreas para formar el Parque Nacional Calilegua.
En la historia de Ledesma hubo algunos liderazgos claves. Uno de ellos fue el del ingeniero Herminio Arrieta. que encabezó la compañía desde 1927 hasta 1970. A mediados de los sesenta, vio que parte de la fibra de caña que sobraba podía ser convertida en papel. En total, se elaboran 125 mil toneladas por año: más de la mitad en resmas (tiene el 47 por ciento del mercado); 15 mil en cuadernos y repuestos escolares (el 51 por ciento del share con sus marcas Avon. Gloria y Éxito); 15 mil en papel encapado, y el resto en bobinas, hojas y formularios continuos.
En 1970. luego de la muerte de Arrieta, Ledesma pasó a ser conducido por su yerno. Carlos Pedro Blaquier, que continuó con la modernización y diversificación. Desde 2013, los hijos de Carlos Pedro Blaquier tomaron la conducción ya que su padre se retiró. El presidente ahora es Carlos Herminio, su hijo mayor.
Ledesma también es líder en la producción de alcohol para la fabricación de licores y las indus trias cosmética, farmacéutica y química.
El bioetanol es un producto más reciente, de 2010.
cuando la empresa invirtió 7 millones de dólares en una planta.
Este año, con la elevación al 12 por ciento en la composición de las naftas, el negocio se ha reactivado, y la producción trepó a 86 millones de litros. Varios de los nuevos negocios de Ledesma surgieron de la necesidad. Por ejemplo, la apuesta por los cítricos nació de reubicar a la gente que se quedaba sin trabajo por la transformación tecnológica de la actividad azucarera. Hoy es el productor y exportador de naranjas y pomelos número uno del país. Y su planta de jugos concentrados es el principal proveedor de los fabricantes de aguas saborizadas. 

Revista Fortuna 040117