Inicio / Medio ambiente / El Yaguareté en Ledesma

El Yaguareté en Ledesma

El rey de las yungas

“Hace varios años estamos registrando la biodiversidad del Paisaje Productivo Protegido de Ledesma, en las yungas de Jujuy. Hemos fotografiado más de veinte especies de mamíferos, incluidas seis de las siete especies de felinos presentes. Pero del yaguareté, cúspide de la pirámide trófica, ni noticias. En noviembre de 2014, una pareja de yaguaretés cruzó una de las veinte cámaras que tenemos instaladas. La importancia, y sobre todo la satisfacción de este registro, es que la sola presencia del tigre nos habla de la salud del ecosistema que estamos protegiendo.”
Alejandro Diego Brown
Presidente de Fundación ProYungas

La pareja de yaguaretés fue registrada por las cámaras sensibles al movimiento de animales silvestres que Ledesma instaló junto a ProYungas para monitorear la fauna en sus espacios destinados a la conservación de la naturaleza en las Yungas jujeñas.

Hasta ahora los técnicos de ProYungas y Ledesma, que protegen las 100 mil hectáreas  de Yungas preservadas por la empresa en Jujuy, tenían la firme sospecha de que los yaguaretés habitaban esa zona, pero nunca habían podido registrarlos con las cámaras.

Detrás de la producción de azúcar, papel y cítricos, está la protección del yaguareté y otras seis especies de felinos presentes en estos espacios silvestres protegidos: la tirica, el yaguarundí, el gato montés, el margay, el puma y el ocelote. Esto constituye la mayor diversidad de felinos del mundo.

El yaguareté, símbolo del enfrentamiento del indígena con el conquistador en la cosmovisión guaraní, es el felino más grande de América y puede alcanzar hasta 130 kilos de peso. Es una especie nativa y solitaria, que permanece activa tanto de día como de noche. Su dieta es carnívora, principalmente de medianos y grandes vertebrados. Se considera una especie en peligro de extinción en gran parte de su área de distribución (desde México hasta el norte de Argentina), y por eso su conservación es tan importante.

La presencia del tigre es un síntoma de calidad ambiental. Si el tigre está, también están las especies de las que se alimenta y el alimento de éstas. Es decir que la cadena trófica está completa, y eso ocurre solo en los sitios bien conservados. Por eso se denomina al yaguareté como “especie bandera” o “paraguas”: bajo su protección se cuida todo el ecosistema que lo alberga.